Homenaje al maestro Raúl Anguiano

DISTRITO FEDERAL, México, 15/01, (N22/Notimex).- A tres años de la muerte del pintor Raúl Anguiano, familiares, vecinos y autoridades de Coyoacán le rindieron un homenaje en el Jardín Aurora, al pie del busto de la artista plástica Glenda Hecksher.

La directora general de Cultura en Coyoacán, Oliva Velázquez Macías, destacó que la obra del maestro Anguiano, considerado el último de los grandes de la escuela nacional mexicana, se distingue por reflejar problemas sociales del México rural.

Entre éstos citó la situación de los trabajadores y campesinos, entre otros, que han sido un inmejorable aporte a la plástica mexicana.
Recordó que Anguiano fundó el Taller de la Gráfica Popular, al lado de Leopoldo Méndez, Alfredo Zalce y Pablo O´Higgins, donde realizó grabados y litografías.

Aseguró que el entusiasmo y energía del artista quedaron plasmados en todas sus obras, en las que su principal tema era la riqueza cultural de México, como sus fiestas y tradiciones.

Incluso, la obra que lo catapultó internacionalmente titulada “La Espina”, que retrata a una indígena que se quita una espina del pie.

Destacó que durante 32 años dio clases de dibujo de figura humana desnuda en el Instituto Nacional de Bellas Artes y fue uno de los fundadores de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”.

Recordó que la magia depositada en cada una de sus pinceladas de cuadros y murales llegaron a las principales ciudades del mundo como México y los Estados Unidos.

De la misma manera sus exposiciones artísticas llenas de creatividad, volumen y color se mostraron en sitios como el Palacio de Bellas Artes, en los Museos de Bellas Artes de San Francisco, California; el de Arte Moderno, así como al Museo Nacional de la Estampa, entre otros.

El maestro Anguiano se constituyó como uno de los pintores mexicanos más importantes. Entre sus obras destacan Andamios, La niña de la naranja, La mujer de las iguanas y La Espina, ésta última considerada su obra cumbre que ilustró durante muchos años los libros de texto gratuitos en escuelas de educación básica.

En su largo caminar por el mundo de las líneas, obtuvo el primer premio y medalla de oro en el Salón Panamericano de Arte en Porto Alegre, Brasil en 1958.

Asimismo recibió la condecoración de la República Italiana con el Grado de Commendatore, en Roma Italia, en 1977, y en el 2000 ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes en México.

Las líneas y colores de este gran pintor muestran una diversidad de facetas de un alto nivel artístico y se encuentran en colecciones en países como Estados Unidos, Bélgica, Polonia, China, Suecia, Francia, Argentina, Italia y México.

Raúl Anguiano dio vida al mural Historia y leyenda de Coyoacán, en la Casa de la Cultura que lleva el nombre de este maestro jalisciense, la cual está ubicada en el Parque Huayamilpas, de esa Delegación.

En él se reflejan los pasajes históricos más importantes de la zona, ofrece imágenes de Quetzalcóatl, Hernán Cortés y La Malinche, el Cerro del Ajusco, Huehuetéotl, un coyote y dos misioneros.

José Raúl Anguiano Valadez, uno de los artistas plásticos más importantes de México, pintor, muralista y grabador, a decir de los críticos, nació en Guadalajara el 26 de febrero de 1915 y murió el 13 de enero de 2006.

El incansable trabajo artístico del maestro continuará vivo con esos fragmentos de cotidianidad robados al recuerdo, mediante ese rompecabezas de símbolos prefigurados que desembocan nítidos y vigorosos, sobre las superficies de papeles, lienzos o muros.
En el acto se contó con la participación del cuarteto “Acorde”, que interpretó diferentes piezas musicales de Franz Josep Hayden y de Wolfang Amadeus Mozart.

En el homenaje estuvieron Brigita Anderson de Anguiano, viuda del artista; Marina Anguiano, su hija; familiares y amigos, como el escritor, arqueólogo y periodista Jorge Toribio; Reyna Henaine, la promotora de arte, galerista en Nueva York y Estela V. Hecksher, hija de la pintora y escultora Glenda Hecksher, quienes recordaron anécdotas, charlas y trayectoria del artista.